El conocimiento son las personas 38/366

Las tortillas no crecen en árboles y los moles no provienen de fuentes en medio de una plaza. Toda la cocina, independientemente si es mexicana o no, está hecha por humanos, por personas con historias de vida, con perspectivas sociales y personales. Y esto parece una obviedad, algo que ni siquiera tendría que decirse pero que la mayoría de las veces se olvida o desdeña.
Entender que el conocimiento compartido proviene de seres humanos vivos es una forma de aportarle a la investigación un carácter de humanidad único. En sintonía con los Valores Fundamentales (Ética, Humanismo y Responsabilidad), este proceso permite también darle la justa medida a la información recibida.
Así como todo lo que nos dice una persona puede ser verídico, también puede estar cargado de sus propias historias, prejuicios o subjetividades. Entonces el investigador tiene que estar atento a esto para no dotar de verdad absoluta la información recibida y que después transmitirá.
Reconocer que todo conocimiento gastronómico proviene de una persona permite que aquello que se escribe, cocina o comparte tenga un valor igual de humano. Podría decirse que es información de humanidad sostenible.

Si te gustó esta publicación, compártela en tus redes sociales. Cualquier comentario o sugerencia de lo que te gustaría que escribiera comunícate conmigo a nacionalismogastronomico@gmail.com
Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.