¿Ingenioso, creativo o innovador? 138/366

Hay muchas diferencias entre ser ingenioso, creativo e innovador. El ingenioso generalmente resuelve sus necesidades de corto plazo, un problema que le ocurre en el momento busca resolverlo con cosas que tiene al alcance que al modificarlas con ideas a veces provocadoras le permiten salir del paso, sin registros, y muchas veces sin conciencia de lo que se hizo, el por qué del funcionamiento o alguna reflexión que pudiera desencadenar más pensamientos ingeniosos; el ingenio resuelve y desaparece, sin dejar rastro, sin que a nadie le importe o que quede tipificado más como una curiosidad o detalle cómico que como un avance mental trascendental.




La creatividad es diferente: puede nacer del ingenio, pero generalmente tiene mayor tiempo de vida, su radio de impacto es más amplio, es más reflexiva, y sus alcances generalmente pueden medirse en mediano plazo; no se trata sólo de resolver necesidades inmediatas sino de plantear nuevas rutas para soluciones permanentes que requieren de inversión de tiempo, esfuerzo y dinero. La creatividad promueve más creatividad, permite el establecimiento -o al menos la conciencia de una necesidad latente- de metodologías precisas para continuar siendo creativo, para generar más procesos creativos de forma ordenada y llegar a resultados medibles y trascendentes.



La innovación es mucho más compleja que las otras dos, podría decirse el máximo punto al que una persona dedicada a una actividad puede llegar. Puede surgir de una idea ingeniosa o creativa pero la diferencia es la consistencia y disciplina, la constancia en buscar la solución, y la fuerza suficiente para no descansar hasta obtenerla; generalmente, busca la resolución de grandes problemas y de ese tamaño es la inversión y sacrificio de tiempo, dinero y esfuerzo. Más que resolver a largo plazo, la innovación es un estilo de vida de permanente felicidad pero de continua insatisfacción. Como los resultados no son inmediatos a la gente le cuesta trabajo apostar por la innovación, y generalmente se observa como algo inalcanzable o inaccesible.


La innovación entonces se convierte en un estilo de vida que puede conseguir resultados invaluables, promueve cambios sustanciales a la forma en que ciertos grupos comprenden su realidad para confrontarla, repensarla o simplemente establecer nuevas rutas para la resolución de problemas, o para la generación de necesidades nunca antes pensadas. La innovación puede ser provocada por el ingenio, o por la constancia en una forma de vida creativa, pero siempre con la seguridad que es la consistencia, disciplina y fuerza en espíritu y mente lo que permitirá conseguir cambios sustanciales en una realidad circundante.


En México somos muy pero muy ingeniosos, resolvemos casi todos los problemas dentro de una cocina con un trozo de egapack o papel plástico, y muchas “creaciones” en restaurantes en realidad son hechas al momento, desde lo visual, sin la conciencia del impacto gustativo. A veces en cocina el ingenio combinado con soberbia resulta en la fórmula perfecta para la destrucción de una carrera prometedora. 

Pero también en México somos creativos cuando se nos exige y buscamos un progreso en ciertas áreas de nuestra vida; cuando se toman decisiones que revelan un mundo nuevo siempre y cuando se esté dispuesto a destruir las barreras de la zona de confort que todos tenemos en algún punto de la vida profesional o personal. Los mexicanos somos muy creativos, pero la disciplina en ocasiones es un obstáculo, y la creatividad constante requiere no solo de las ideas ingeniosas para existir, sino de la generación de sistemas de pensamiento para conseguir más ideas. En México, muchas veces nos da pereza pensar.

Claro que en México somos innovadores. Podría decirse que es uno de los países con mayor fuga de talentos, unas veces por falta de apoyo, otras porque las oportunidades en el exterior son mucho más atractivas. Pero es que en México no hemos entendido que la innovación es una apuesta a largo plazo, que requiere de mucha inversión y disciplina para conseguir resultados, y que es una forma de vida permanente, no solo por momentos o en espacios de ocio.


¿Qué pasaría si un día en México utilizáramos todo nuestro ingenio para provocar innovación? Seguramente, el mundo sería nuestro… 

Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.