¿Odias las tesis y tesinas? 146/366

Para muchos es la época para realizar tesis, tesinas, comenzar los seminarios de titulación, o incluirse en algún formato académico que los llevará a titularse de alguna de las múltiples opciones universitarias –o colegiadas- de la Gastronomía como disciplina. Para muchos es el tiempo del sufrimiento eterno, los desvelos, la consolidación del odio por uno o todos los maestros, y la mejor oportunidad para aborrecer al sistema pedagógico mexicano.


Sí, confieso que yo también odié ese periodo y caí en la trampa de escupirle a todas las formas académicas existentes y por existir. Sin embargo, a la luz de algunos años me doy cuenta que es uno de los momentos más importantes de la carrera, muy exigente pero definitorio en la personalidad individual.





Es cierto que es imposible –y hasta antipedagógico- exigirle a un alumno cuyo contacto con la investigación ha sido prácticamente nulo a lo largo de su vida académica (no quiero generalizar, pero en su mayoría así sucede) que de la noche a la mañana redacte una hipótesis, comprenda las complejidades de las metodologías de investigación, y genere un documento académico con base en las “dudas e inquietudes de su profesión”, tal como marcan los cánones de las clases de investigación ofrecidas por maestros que casi nunca son cocineros y se mantienen alejados de las circunstancias del oficio.



Pero no todo está perdido ni todo está mal, hacer el documento de titulación podría ser la mejor oportunidad para adquirir cierta disciplina que te lleve a generar nuevo conocimiento, a generar esquemas en los que mejores tu capacidad de análisis de la información para crear nuevos platos, a conocer otras vías de comprensión de los datos para traducirlos al mundo gastronómico. Tal vez –con el tiempo y la disciplina- termines fundando un nuevo y mejor centro de investigación e innovación, o formando equipos de trabajo multidisciplinarios para colaborar con restaurantes en el mundo.



En el CIG todo empezó dejando de odiar a la Academia y sus retos intelectuales, para conciliar con ella, entender sus procesos, generar los propios y ofrecer una ruta para generar conocimiento, compartirlo y provocar felicidad. Sin tanto odio por las tesis, solo comprensión y conciliación.



Si te gustó esta publicación siéntete libre de opinar, comentar y compartirla en todas tus redes sociales. Recuerda que compartir conocimiento genera felicidad y trascendencia. Agradecemos tus comentarios o sugerencias en lalo@cigmexico.org
Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.