Sal española para salsa mexicana 159/366


La sal, como todos los insumos, es un reflejo del suelo, el cielo o mar que los produce; terroir para los franceses. La sal marina es un reflejo innegable del agua del mar de la que se extrae, de la tierra sobre la que se coloca y del sol que la seca. 




Hace siglos era tan valorada por ser poco común y tras la infinidad de avances tecnológicos hoy es un imprescindible en las cocinas y mesas del mundo. Pero ¿qué pasaría si verdaderamente exploráramos las virtudes organolépticas de cada tipo de sal y su influencia en el sabor final de los productos? ¿Qué pasaría si combinamos una sal de un lugar del mundo para sazonar preparaciones de otro lugar? ¿Qué pasaría si una sal del sur de España sazonara una salsa kut de habaneros quemados a las brasas? ¿Generaríamos un tercer sabor fuera de las concepciones actuales? ¿las notas gustativas cambiarían, y serían imperceptibles o notorias? ¿estaríamos innovando o atentando en contra de las tradiciones? ¿Qué piensan? 

Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.