Nueva Cerveza Lupe Reyes


Las Cervecerías Minerva y Primus lanzan conjuntamente Lupe Reyes, la primera cerveza en colaboración de México

·         Serán 6,800 botellas de Lupe Reyes las que se producirán y distribuirán a nivel nacional durante la época decembrina.

México D.F., a 8 de diciembre de 2011.- Con la finalidad de brindar buenos momentos y sabores durante esta época de festividades decembrinas, Cervecería Minerva y Cervecería Primus lanzan Lupe Reyes, la primera cerveza en colaboración realizada en México. Ambas cervecerías elaboraron 4,500 litros, equivalentes a 6,800 botellas de 660 ml, las cuales estarán a la venta  durante 26 días a partir del 12 de diciembre en diversos establecimientos especializados en cerveza a nivel nacional.

Lupe Reyes es una cerveza estilo Dunkel Weizenbock de color ámbar muy oscuro y características suaves, pero con un cuerpo robusto de aromas a especias, banana y pan, con un final de caramelo tostado. Esta cerveza en colaboración que conjunta el conocimiento, filosofía y experiencia de ambos maestros cerveceros, es un estilo alemán de origen Bávaro. El cuerpo y carácter de esta Dunkel Weizenbock, tiene por objeto no sólo ser motivo de reunión para ambas cervecerías, sino también para la familia y amigos durante esta temporada de festividades que exige nuevos retos al paladar.

Jesús Briseño, Maestro Cervecero de Cervecería Minerva, habló sobre el gusto que tiene por el estilo cervecero Bávaro. “Tanto Rodolfo como yo tenemos mucho aprecio y respeto por este estilo Bávaro, por ello buscamos elaborarlo en conjunto con base en la diversidad de cervezas que hemos probado”. “El lanzar Lupe Reyes al mercado, representa un crecimiento y un paso más para consolidar a la cerveza artesanal en un una industria con grandes barreras de entrada”, agregó.

Por su parte, Rodolfo Andreu, Maestro Cervecero de Cervecería Primus comentó “esta  cerveza se hizo como un símbolo de unidad, y aunque reconocemos que como competidores tenemos nuestras diferencias, las cosas que nos unen son mucho más fuertes y podemos trabajar juntos por un mismo ideal con aportaciones distintas enfocados en la apertura de mercado de la cerveza, la libre elección y enalteciendo la cultura cervecera”.

La cerveza Lupe Reyes tiene un costo aproximado en el mercado de 49 pesos por botella de 660 ml y puede ser adquirida en diversos establecimientos que no cuentan con exclusividades y apoyan la apertura y variedad en el mercado de la cerveza como El Depósito, La Belga, The Beer Box, Beer Company, Beer Bank, Cervezas Gourmet, The Beer House, y algunos restaurantes como La Barraca Valenciana y La Graciela – Taller de Cerveza.

Actualmente la cerveza artesanal representa el 0.007 por cierto del mercado, durante el presente año se ha tenido un crecimiento del 65 por ciento, y de acuerdo con la Asociación Cervecera de la República Mexicana (ACERMEX), se espera que para el 2016 la cerveza artesanal ocupe el 1 por ciento del total del mercado nacional.

***

Sobre Cervecería Minerva
Cervecería Minerva se constituye hace 7 años en el estado de Jalisco. Minerva se caracteriza por ser una empresa con un riguroso proceso artesanal con el que son fabricadas, como por la calidad suprema de sus ingredientes. Así mismo, se distingue, por ser el organizador del Festival de la Cerveza en Guadalajara evento que se ha convertido en el más importante en Latinoamérica. www.cerveceriaminerva.com

Sobre Cervecería Primus
Originaria del Distrito Federal, Primus nace en 2007 con la idea de fomentar en México una cultura cervecera, promoviendo y elaborando estilos de cerveza poco conocidos en el país. De igual manera es uno de los fundadores de ACERMEX y son participantes activos de la asociación. La calidad de sus productos, ha llevado a Primus a ganar varias medallas a nivel internacional como la medalla de plata de la Real Sociedad para la Agricultura en el Australian International Beer Awards. www.primus.com.mx

Datos de contacto

Rodolfo Andreu
Director General y Maestro Cervecero
@PrimusRodolfo
rodolfo@primus.com.mx
(55) 5718-0722

Jesús Briseño
Director General y Maestro Cervecero
@jesusbrisenog
jbriseno@cerveceriaminerva.com
(33) 36-82-0474

Anuncios

Cambios requeridos en la agricultura global

Navojoa, Sonora. Méx. 30 noviembre 2011,. Especialistas en biotecnología de AGRINOS señalan la necesidad que tiene la humanidad de producir más alimentos por lo que se hace necesario revertir los procesos de degradación de los suelos y mejorar el desempeño de los cultivos.
Karl Fick, Director Tecnología de AGRINOS y experto en gestión de investigación y desarrollo tecnológico agrícola, explicó que “en los próximos 40 años se necesita duplicar la capacidad de producción de alimentos en el mundo y no hay tierra cultivable suficiente para lograrlo ya que existe una gran erosión de las tierras arables y limitaciones de agua para los cultivos”.
El especialista informó que la agricultura es la industria más grande del planeta, dado que se cultiva la mitad de la tierra habitable del mundo y cerca de 1.3 billones de personas laboran en ella. Se ha estimado que desde 1945 a la fecha una área de suelo del tamaño de India y China juntas se encuentra severamente degradada.
Señaló que el uso de biotecnología de Alto Rendimiento HYT (High Yield Technology),  tiene ya 15 años de investigación y validación en campos de los cinco continentes. Dicha biotecnología produce bio-componentes 100% de origen natural que incrementen la producción y calidad de los cultivos a un menor costo por hectárea, al mismo tiempo que repara el suelo y repercute en rentabilidad económica y ecológica.
El experto de AGRINOS dijo que ya existen soluciones biotecnológicas desarrolladas por científicos mexicanos, que mejoran la eficiencia nutricional de los cultivos mediante microorganismos benéficos, así como bio-estimulantes potentes que protegen a las plantas del estrés y derivados de quitina extraídos biológicamente que estimulan el crecimiento de las raíces y la defensa de las plantas.
ACERCA DE AGRINOS:
AGRINOS es una empresa Global de origen Noruego con capital mexicano enfocada a la investigación y desarrollo de biotecnología  de alto rendimiento para el sector agrícola. AGRINOS ofrece productos y soluciones agrícolas de origen 100% orgánico que: Proveen incrementos rentables en el rendimiento agrícola en diferentes cultivos, incrementan la eficiencia de fertilizantes minerales y/o químicos, reducen las emisiones de gases de invernadero provenientes de la agricultura, mejoran los suelos restaurando sus ecosistemas y aumentan la calidad del cultivo
AGRINOS crea las bases para un modelo agrícola donde se produce más con menos. Seremos el proveedor global principal de soluciones agrícolas para superar los retos principales del siglo XXI; ofreciendo seguridad alimenticia para la población mundial en aumento mientras ayudamos a mitigar las causas y efectoscuidamos del cambio climático. 
Más detalle de soluciones biotecnológicas HYT
HYT EFFICIENCY (HYT A): MEJORA LA EFICIENCIA NUTRICIONAL. Concentrado líquido de un complejo microbiano de bacterias benéficas propias de suelos fértiles que regulan la disponibilidad y absorción de los nutrientes, para restaurar y mejorar la fertilidad de los suelos.
HYT BIOESTIMULANT (HYT B): FUENTE DE ENERGÍA Y BIOESTIMULANTE. Solución orgánica compuesta por L-aminoácidos, glucosamina, quitosano y complejo enzimático que resulta en un potente bioestimjulante antiestrés para un mejor desempeño de las plantas.
HYT PROTECTION (HYT C): PROTECCIÓN DE CULTIVOS. Quitina orgánica biológicamente extraída, micronizada en polvo, para la protección natural y efectiva del cultivo. Estimula el crecimiento de las poblaciones microbianas que tienen acción quitinolítica para restaurar el equilibrio biológico de los suelos para prevenir y controlar los organismos patógenos.
 

CONTACTO PRENSA
+CONTACTO, PR & MEDIA ADVISORS
Benjamín Méndez / Rogelio Romero
Tel. +52 (55) 5549 8071 / 5544 6950

De vinos y licores 4 dummies VI

Santa Catarina Minas, Oaxaca. Desde hace muchas décadas, los europeos tienen claro el concepto de viajar a un lugar determinado sólo para probar o beber ciertos alimentos o bebidas que son extraordinariamente producidos por un grupo, región o cultura.
El concepto de ruta gastronómica, gastroturismo, o enoturismo para el tema de los vinos es algo cotidiano para muchos países del mundo. En México está en vías de desarrollo, aún muy incipiente pero con condiciones absolutas de crecimiento.
En Oaxaca, desde hace años se lleva cierta ventaja. Los mezcalilleros han hecho de ciertas ciudades auténticos lugares de peregrinaje para reconocer las virtudes de sus bebidas, estilos de producción y tradiciones alrededor de sus mezcales.
Ejemplo total y reconocimiento público para marcas como Oro de Oaxaca o Benevá quienes han hecho un trabajo de difusión del mezcal al interior y exterior del país. Ellos abrieron muchas puertas que hoy pueden ser aprovechadas por etiquetas de productores tradicionales con condiciones gustativas distintas orientadas para un mercado más selecto.
Trabajo que puede ser representado por algunas marcas que también llevan generaciones en el desarrollo de sus etiquetas con apego a tradiciones familiares y locales, y que sin querer –y ahora queriendo- han logrado mantener vivas especies de agaves, estilos de producción y hasta de ingesta.
Un caso paradigmático es el de la casa productora de Real Minero. Una etiqueta que se ha ganado el gusto de los conocedores por sus condiciones organolépticas superiores. Su trabajo con la recuperación de los agaves, conservación de sistemas tradicionales de producción y una fuerte conciencia de las condicionantes culturales de la región lo hacen un caso a seguir, difundir, y a promover entre otros lugares.
Valga el reconocimiento a Graciela Ángeles, una apasionada del mezcal, tercera generación de productores y piedra angular para que esta casa productora se mantenga a flote con visión de largo alcance.
Recomendación del mes
Real Minero Arroqueño. Uno de los tragos más complejos de la marca por ser elaborado con el agave arroqueño –endémico de Oaxaca- que tarda más de 20 años para alcanzar una edad aprovechable para la elaboración de una bebida de calidad. En nariz, notas frutales, ligeramente especiadas, con toques florales en el fondo. En boca, una potencia inigualable que envuelve el bocado con notas cárnicas, terrosas, ligeramente minerales y de retrogusto con alta permanencia.

Bienvenido a Regia York

Eduardo Plascencia
MONTERREY, Nuevo León. Quien haya dicho que la cultura termina cuando la carne asada empieza definitivamente es un ignorante. Para ser precisos, casi estúpido. Su postura revela prejuicios históricos que no reconocen la entereza norteña abanderada por los oriundos de Nuevo León, Sonora, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Tamaulipas, Sinaloa y Zacatecas.
En palabras de la cocinera Edna Alanis –regiomontana de cepa, compromiso y devoción- los regios son raros. Y sí, son raros. De una rareza que se agradece, casi envidiable, y que cuando se vive en una ciudad como Monterrey es totalmente admirable. Y valga el uso casi paradigmático de esta meca neoleonense para evidenciar las complejidades culturales norteñas, siempre conciente de las diferencias entre cada estado. Sirva entonces Monterrey como primera aproximación al México Norteño.
En lo político, los regios siempre han marcado tendencias públicas que años después se vuelven federales. En lo económico, su poderío es eje rector del motor financiero mexicano. En lo social son un entramado de ascendencias del Medio Oriente que determinan su carácter endémico e inquebrantable con un natural sentido de la supervivencia.
En lo gastronómico son un México distinto: de cominos, cortadillos, carnes asadas, carnes secas, machacados, piloncillo, y fuegos indirectos pacientemente alimentados. Son un México de sencillas preparaciones de campo y de un fundamental apego por las condiciones climáticas. La culinaria regiomontana es tan compleja culturalmente como la poblana, yucateca o oaxaqueña. Ignorante quien diga lo contrario.
En Monterrey las condiciones geográficas puede ser tan extremas que todos los miembros de la familia tenían que producir algo para mantener o alimentar la casa, me confiesa repetidamente Edna. Las mujeres salían al campo y no tenían tiempo –ni las determinantes culturales- para quedarse en las cocinas preparando guisos de horas de cocción para recibir al esposo como se hace en otros estados.
En definitiva, la cocina regiomontana –insisto en lo paradigmático de lo norteño- es sencilla. No simple, sino sencilla en su construcción técnica y potente en su percepción gustativa.
El cortadillo norteño no requiere más de 20 minutos de preparación. Y me imagino a una madre de familia de hace 100 años que con las inclemencias del sol su último deseo era pasar encerrada en una cocina cerca del fogón más de 20 minutos. “Aquí la practicidad impera, y nadie puede invertir tanto tiempo en una sola cosa”, una vez más Edna insistiendo en que la sencillez culinaria no está peleada con el sabor. 
El carácter local estaba definido y se parece mucho a su manera de hablar: es claro, definitivo, honesto, directo, práctico –que no pragmático-, potente y de larga permanencia. Y así es su cocina.
Los norteños saben comer. Son capaces de esperar por horas un cabrito cocinado delicadamente en una estaca que se mantiene cerca de las brasas alimentadas poco a poco hasta que la carne queda suave, ligeramente ahumada y con sabores terrenales muy marcados. El cabrito más que un símbolo regiomontano es un himno a la cocina elegante, de extraordinaria manufactura y con dejos de soberbia gustativa.
La riñonada es espectacular: los riñones cubiertos de grasa del cabrito lechal que revelan una delicadeza gustativa perceptible sólo para paladares entrenados. Las distintas partes del cabrito –paleta, pierna o pecho- ofrecen aromas totalmente distintos unos de otros con toques más finos, otros ligeramente más rudos al paladar, pero todos atractivos.
Pero la complejidad de este clásico norteño apenas empieza con la carne del animal. Las botanas, que se desprenden de la preparación del mismo cabrito, son un planteamiento culinario por sí mismo. El principio de fritada –plato complicado para su lectura y más cuando se degusta- es la sangre del cabrito frita con detalles de comino y hierbas. Extraordinario bocado es lo menos que puede decirse. Acompañado de frijoles con veneno -frijoles hiperrefritos con manteca producto de la cocción del asado de puerco- son un manjar. Delicados para aquellos que gustan de cuidar el colesterol, e imprescindibles para quienes desean expandir su paladar a un México desconocido para casi toda la nación.
El asado de puerco o de cabrito tiene la misma fuerza gustativa que los anteriores, pero sus técnicas de cocción lo hacen un tremendo plato. El machado con huevo no es un plato de consumo cotidiano para los locales pero es un símbolo de los ingredientes de primera calidad; su alto costo de elaboración eleva el precio de venta y lo aleja de la dieta habitual, no así de los turistas deseosos de consumir un pedazo secado al sol de la cultura norteña.
En resumen –y solo para perfilar el final de esta columna- los regios comen muy bien. No necesitan nada. Su alimentación se balancea entre carnes asadas, asados profundos, delicados y potentes guisos, e ingredientes de primera calidad que pueden adquirirse en supermercados con estilos estadounidenses que revelan lo cosmopolita de la ciudad.
Sí, su ciudad tiene más un formato del otro lado de la frontera que uno mexicano. O tal vez podría ser el esbozo del México del futuro. Con una necesidad por producir y dejar que los otros produzcan, algo a veces raro en México. 
Sí, los regios son raros. El complejo del cangrejo –ese que cuenta que todos nos arrastramos a la cubeta- no se encuentra mucho ahí y eso es indudablemente raro. Si para ser productivo, honesto, deseoso de construir y dejar construir se tiene que ser raro, definitivamente México podría cambiar de forma. El compromiso es que a partir de mi visita a Monterrey, la rareza más que una conducta para mi podría ser un perfecto estilo de vida.