foodie y 9 formas de reconocerlo

Un foodie es una raza nueva de humano: vive para la gastronomía. Son apasionados de la cocina, generalmente son amateurs o no profesionales. Su pasión por la comida puede convertirlos en tus mejores amigos.

¿Eres uno de ellos? Te digo las 9 formas para distinguir a un foodie:

 Todos nos hemos topado –o hemos sido- comensales “especiales”. Comúnmente rodeado de más amigos, para un foodie el tema central de ese comensal es la comida aún cuando está comiendo. Además, quiere desentrañar hasta el mínimo dato, condimento o técnica que su plato tenga.

Mientras que para unos puede ser penoso estar a su lado, para otros es un lujo compartir la mesa por su conocimiento. ¡Todo un lío y contradicción! Conocido por muchos como foodies, estos comensales se debaten entre ser aficionados, semi profesionales, críticos o una combinación de todo lo anterior.

Pero, ¿qué es un foodie? Palabra creada en 1984 por Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan para su libro, The Official Foodie Handbook (El manual oficial para los foodies). Un foodie es una persona con un gusto refinado por la comida y bebida. Por si fuera poco, la comida deja solo de abastecer sus necesidades para convertirse en un estilo de vida.

Así como cualquier especie evoluciona, los foodies también lo han hecho. Desde 1984 dejaron de ser un grupo discreto y se convirtieron en los “reyes del mambo”. Prácticamente todos tenemos un amigo foodie, o nosotros mismos lo somos sin darnos cuenta.

Para ser un foodie no necesitas tener grandes conocimientos previos de cocina, como pasa con los denominados gourmand. Los foodies son personas interesadas de manera amateur en todo lo que envuelve el acto de comer con una tendencia a volver públicas esas experiencias.

Así que te muestro 9 formas de saber si la foodiemanía rodea tus círculo social. O las 9 fomras de identificarte y definirte como foodie:

 

  1. Un foodie SIEMPRE es aliado de las Redes Sociales

las redes sociales son usadas para compartir sus gustos, placeres y sensaciones

Todo se documenta antes de cualquier bocado. Hay que llevar registro de cada experiencia culinaria. Instagram, Twitter, Facebook son tus mejores aliadas, y cuidado que alguien meta el tenedor al plato sin antes haber pasado por un proceso de sesión fotográfica improvisada.

Aunque a veces, esas sesiones de fotos ya no son tan improvisadas y son casi una sesión profesional. Diversos aparatos, la mejor tecnología en móviles y hasta luces o palos selfie son parte del repertorio oficial.

El foodie no solo busca subir una foto más a sus aplicaciones. Siempre buscará la mejor toma o la descripción más atractiva para que sus seguidores se interesen. Si son consistentes se pueden convertir en referencias inmediatas para cientos –o miles- de personas más.

 

  1. Un foodie Todo lo sabe… y si no lo inventa

 Hablando de comida el siempre tendrá tema de conversación y las pláticas de un momento a otro se verán encaminadas hacia ese tema. El acto de comer ya no simplemente se basa en el alimento puesto en la mesa. Debe hablar de su origen, el proceso de transformación y temaas afines son datos imprescindibles para su sesión gastronómica.

un foodie tiene libros que puede consultar como diccionarios y otros especializado en cocinas del mundo.

Pero hay delgadas líneas que a veces se cruzan. En ocasiones, muchos foodies con tal de agradar –a sus interlocutores o sus seguidores casi fans- pueden cruzar la línea de la verdad. Datos que pueden ser exagerados, o verdades infladas para impactar mucho más a su audiencia. Estas acciones definitivamente hay que cuidarlas porque no siempre lo más impactacte es lo mejor, o aquello que se cuenta de manera adecuada tiene mejores resultados.

 

  1. Un foodie usará tecnicismos como un sacerdote el “Padre Nuestro”

 ¿Maridaje?, ¿escalfar?, ¿hornear en ciego? Hablar de cocina con un foodie siempre va a ser una aventura culinaria y lingüística. Si eres uno de ellos ya te habrás dado cuenta que tus amigos a veces no te entendien al pronunciar el argot gastronómico.

Pero la práctica hace al maestro. Muchas veces el foodie conoce superficialmente el significado de estos términos pero tendría que practicarlos para en realidad poder explicarlos. Los tecnicismos sorprenden a los interlocutores, pero la cocina y su explicación debería ser más una herramienta de socialización de que disertación.

Si verdaderamente no conoces –y practicas- estos términos a menudo, usa un lenguaje sencillo para que tu audiencia se conecte.

 

  1. El foodie deberá estar a la vanguardia tecnológica.

Cacerolas, utensilios, sartenes de cerámica, cuchillos japoneses, teléfonos con millones de megapixeles para mejores fotos. Una vez que aparece en tiendas, el foodie debe tenerlos en sus manos; o a veces en preventa, que confirmaría más tu condición foodie.

Una vez que se consiguió el gadget de moda, deberá mostrarlo. Una cena con amigos, fotos nuevas, una salida con colegas, o una visita a las zonas de moda serán los momentos ideales para mostrarlo. ¡Nunca son suficinetes cosas en la cocina, un foodie debe tenerlo TODO!

 

  1. Un foodie es el amo y señor de las recomendaciones.

 ¿No sabes que comer y estas en la búsqueda de algo nuevo? Lo mejor es contar con ese amigo que siempre tiene un lugar nuevo que visitar. Un foodie muchas veces tomará el papel de guía culinarios. Pero prepárate porque una visita a un mercado puede convertirse en un tour gastronómico de alto nivel.

el foodie conoce lugares que otros no conoce.

Las ventajas de acompañar –o ser- alguien apasionado de la gastronomía, y que la ha hecho su estilo de vida, es que nunca paran. Siempre quieren más y mejor conocimiento, buscar los mejores lugares, no solo los de moda, sino sitios hot que se conviertan en recomendaciones.

La consagración como un amo y señor de las recomendaciones gastronómicas viene cuando el foodie “descubre” un nuevo espacio. Por sus habilidades culinarias –desarrolladas generalmente con mucha inversión en tiempo y dinero comiendo en todos lados- es capaz de reconocer solo con un par de bocados si un lugar es bueno o malo. Y en ocasiones lo lleva a recomendari sitios que se vuelven en lugares de culto para los amigos, audiencia, o el gremio.

 

  1. Los foodies como inspectores de alimentos en supermercados.

 Conocer el supermercado al derecho y al revés. Mucho más si se tratan de espacios gourmet, mercados de especialidades, o tiendas con productos tan exóticos que los nombres salten a la vista.

El foodie es el primero que sabe sobre la llegada de nuevos ingredientes, listas de vinos, nuevos productos orgánicos o displays en supermercados de prestigio. Son prácticamente un radar viviente de nuevos gadgets y nuevas marcas, y son la felicidad de cualquier empresa que quiera probar sus productos innovadores.

Dependiendo dónde vivan, el horario o el día, pueden convertirse en guías oficiales de los pasillos de las verduras o carnes gourmet. Son expertos en latería importada, y algunos pueden ostentar títulos de consumidores amantes del campo nacional.

 

  1. Vacaciones con un foodie

 ¿Tu amigo foodie es el que organiza el viaje?. Prepárate para tener todos los días un destino culinario imperdible, recomendado en alguna lista o revista. Si por él fuera las vacaciones se centrarían simplemente en conocer los lugares con mayor influencia gastronómica.

Bienvenidos viñedos, visitas guiadas a los productores y comidas en los mercados o lugares de moda. Ellos siempre están en búsqueda de nuevos sabores o técnicas que descubrir y recomendar. Pero el centro del universo vacacional será siempre el desayuno, comida, bebida, cena, y demás espacios disponibles exclusivamente para comer.

En general, un foodie conciente de sí mismo puede planear las vacaciones en destinos de gran arquitectura, de gran historia, pero siempre deberá haber buena comida. Entre más años como foodie tenga más lejano será el destino vacacional, más exótico y ajeno. Las vacaciones foodie son también un completo estilo de vida.

 

  1. Un foodie es un devorador de libros

La cantidad de libros que tenga en su casa será proporcional al nivel de su adicción por la gastronomía. Cualquier libro relacionado a la cocina (recetarios, consulta, historia, novelas, etc) será objeto del deseo desmedido por engrosar su colección.

Con el interés de seguir documentándose, el foodie no dudará en adquirir publicaciones sin importar su costo. ¿Leerán todos aquellos títulos? No necesariamente, pero así son las colecciones: jamás se sabe cuándo se utilizarán.

Lo que es verdad que tener un amigo foodie con este nivel de adicción bibliográfica sirve para aquellos cocineros o profesionales de la gastronomía. Su casa puede convertirse en una biblioteca ideal: se comparte conocimiento, se come bien y se pasa un gran rato juntos.

 

  1. El foodie es devorador de la gastronomía televisada (o por internet)

 ¿En qué temporada se quedó?, ¿quién salió en este episodio?. Para un foodie el interés a todos los shows, realitys o programas de televisión serán sus favoritos. Ya sean programas de cocina, concursos de cocina o hasta expediciones por el mundo para conocer los ingredientes más exóticos. El foodie tendrá todo registrado para no perderse un episodio.

Pero la pasión de algunos puede irse de las manos, y entonces en cuando ellos mismos se incriben y convierten en protagonistas de esos programas. Esto es la consagración total: un foodie haciendo su sueño realidad en Masterchef, y con la posibilidad de que su nueva profesión sea la de cocinero. La fama es una libación seductora irresistible para muchos.

¿Has sentido que alguno de estos puntos te identifica?, ¿Puedes identificar a tu amigo foodie?

Disfrutemos lo que la gastronomía tiene para darnos y usmemos nuestro foodie interno para compartir todas estas experiencias que la cocina tiene para darnos.

Adquirir y compartir conocimiento culinario para abrir fronteras sociales. Porque todos llevamos un foodie interno.

 

Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.