El nuevo sol (KUUK Investigación)

MÉRIDA, Yucatán. Las bahías de Chixchulub, Yucatán, recuerdan hasta en su nombre la importancia simbólica de la zona. Cola de fuego o cola del diablo es una aproximación a la traducción de este vocablo maya. Hace 65 millones de años pasó un meteoro que cambió la historia de la Tierra y el recuerdo queda en la piedra caliza de Mérida, los cenotes y en el nombre de este poblado muy alejado de la modernidad. Y a veces a nadie parece importarle; recordarlo o saberlo parece síntoma de erudición en lugar de ser cotidianidad para aquellos radicados en la zona.
En Mérida se respira aire puro que poco a poco se contamina por el exponencial crecimiento demográfico. La ciudad más pacífica de México es atractivo turístico y residencial. El éxodo regiomontano, sonorense, tamaulipeco, coahuilense y hasta chihuahuense hará crecer del millón de habitantes a los tres o cinco millones en el siguiente lustro. Mérida probablemente no está preparado para este crecimiento y la Ciudad de la Paz ya no lo será tanto.
Aquí, el sexenio de la gobernadora Ivonne Ortega terminó y legó el Museo del Mundo Maya. Espectacular obra que recuerda a esta civilización que determinó el cambiomde ciclo solar para 2012. Con honestidad museográfica, se convierte en el primer sitio que honra a las históricamente vapuleadas etnias mayas que construyeron un camino arduo al paso la guerra de castas, los conflictos por la sal y la miel, y la cruda moral, económica y social post embriaguez henequenera. En muchos sentidos, las etnias mayas conservan sus tradiciones con conflictos y luchas que no son intención de este texto.
A pesar de esta construcción y del trabajo museográfico adecuado, en Mérida no se respira la idea del 2012. Parece como si hubiera llegado tarde o como si nunca hubiera llegado el aviso que desde estas tierras, bajo esta cúpula celeste, sobre estos cenotes milenarios se diseñó el calendario que predecía al 21 de diciembre de 2012 como el fin del ciclo solar para dar paso a uno de cambios sustanciales.
Falta de visión, circunstancias económicas o magnífico descuido de la autoridad. Suena extraño que un gobierno no haya impulsado acciones monumentales para la celebración de lo que millones de personas están pendientes alrededor del mundo: el amanecer del 22 de diciembre, un día después del final. 
Tal vez en otras circunstancias políticas se hubiera dado, pero el sexenio de Ortega terminó hace dos meses y el gobierno entrante recibió solo el Museo. Suena confuso, pero en política nada lo es. Sin entrar en detalles, el final del calendario maya no se respira en Yucatán; tal vez fuera de México, pero aquí definitivamente no.
Nueva era: KUUK Investigación
Los mayas no planteaban catástrofes para el fin de los tiempos, sino solo una advertencia sobre una nueva etapa de conciencia. En realidad es un llamado de atención, un halo de esperanza. Para quienes nos dedicamos a la observación del mundo, el cambio de era significa cambios personales vertidos en lo social. Personalmente, una definición constante de la vida profesional y la personal, un entendimiento propio del 2012 que termina y las posibilidades de innovación y caminos prometedores en 2013.
 
A principios del mes pasado, el concepto KUUK Restaurant en Mérida y un servidor diseñamos una alianza estratégica para la creación de un Centro de Investigación Gastronómica basada en la metodología que vengo difundiendo desde hace más de dos años. Esta es la primera vez que se construye algo así en México: invertir en investigación con el único interés de la vocación científica de generar conocimiento. Inspirados por los modelos europeos de Mugaritz y Nerua con el Grupo Creativo IXO, Fundación Alicia y elBulli Foundation dimos un primer paso que no se había dado hasta ahora. Gracias a la inventiva de Eduardo Rukos, Pedro Evia y el genial cocinero Mario Espinosa, KUUK Investigación nace en el preciso lugar donde alguna vez se predijo el supuesto final de los tiempos. Las coincidencias no existen. Solo la fe y el trabajo arduo que dejan satisfacciones y amistades imposibles de medirse. Gracias a ellos tres por creer que 2013 es el año del cambio total.
Así que la metodología de investigación que alguna vez fue creada como un sueño hoy sigue transformándose en realidad ahora desde Mérida. Aquí ofrecí el primer Taller de Investigación, y una vez más, aquí se crea un nuevo concepto único en México.
                                                                Feliz Nuevo Katún
Aprovecho estas últimas líneas del año para desearle buenas y divertidas fiestas. Si usted está leyendo este texto antes o justo el 21 de diciembre, confiemos plenamente que la mañana del 22 tendrá un espectacular cielo y aires de renovación. Si está leyendo esto después del 21: ¡Felicidades!, usted fue uno de los que sobrevivió al apocalipsis y a las predicciones más fantásticas de la historia de la humanidad. Siéntase contento de que usted presenció la historia, es más, que usted es parte de este momento único en el que la humanidad pensó que había llegado a su fin. Le invito a salir de donde está, mirar un momento al cielo y presenciar la fuente y origen de la sabiduría maya. Sin duda encontrará algo sorprendente, el cielo por sí mismo lo es. 
Felices fiestas: coma, beba, celebre, alimente el espíritu que por fin se terminó el viejo sol. Uno nuevo nos espera y nos sonríe con la promesa de caminos divertidos. 2013 viene en grande.
Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

One thought on “El nuevo sol (KUUK Investigación)

  1. yo fui a visitar el restaurante en una de mistareas de la lic. en gastronomia dejando de lado la parte de los estudios y poniendome los suecos de cocinero me agrado mucho la idea de que exista un restaurante c de vanguardia que rescate y de a conocer los productos yucatecos y tenga un ornato autosustentable de verduras y mas. para mi es muy apreciable este gran proyecto y me gustaria que se sigan abriendo lugares como este con cocinas de investigacion y experimentacion es de valientes lo que hacen ya que la gente depor aca muy dificilmente valora lo que ustedes hacen espero y puedan sustentarse y en un futuro que se sigan abriendo restaurantes como el de ustedes en merida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.