Bendita Anatomía #SomosCasqueros

Cuando era niño me encantaba acompañar a mi madre al mercado. Una excursión que siempre era recompensada con algún dulce, en días de suerte con helado, pero casi todas las veces con algún bocado muy típico de los mercados mexicanos: un tlacoyo, un pambazo, o un taco de cecina. Todos marcaron mi infancia, mi paladar mental primario y mi manera de entender la vida.

IMG_1948
El poder para generar SABOR de una cabeza de cerdo es inigualable: genera todas las texturas posibles, contiene carne magra, partes gelatinosas, grasa, piel, y un contenido de proteínas disponibles que generan sabor. Recomiendo siempre usarla con todo y huesos e intervenirla lo menos posible para que no se destruya con el paso de las horas de cocción.

Pero el mayor y mejor recuerdo de todos -por extraño que parezca- no era frente a la mesa de dulces o garapiñados, sino frente al puesto del carnicero en el que hígados de res enteros, inmensos trozos de panza de res, o manos de cerdo eran exhibidas sin mayor miramiento escatológico -y muchos años después comprendí que tampoco el higiénico- ante la mirada de aquellos clientes -en su mayoría mujeres- que buscan inexpugnablemente la frescura, calidad y precio.

Un hígado más grande que mi cabeza, o tal vez los rabos de res colgados, lenguas enteras de ternera cocidas y crudas frente a mi, y en el puesto de la derecha un pollero que con una técnica digna de cualquier conocedor de las armas punzocortantes admiraría sin miramientos cortaba un pollo con tijera en manos en menos de 1 minuto, fueron las imágenes que más me emocionaban.

IMG_1951
En este caso, la cabeza de cochinillo ibérico fue cocinada completa en formato asado. Marinado con manteca de cerdo, pimentón dulce, hierbas aromáticas, y sal durante 3 horas a 150ºC. En las mejillas se obtiene una parte de carne blanca y grasa, el resto es piel y sensaciones crujientes provenientes de la gelatina que queda entre la carne y hueso.

A lo largo de los años como cocinero he comprendido sin postureos, falsas humildades, o soberbia culinaria las facultades de las vísceras, las partes nobles o lo que en España se conoce como casquería. Pero es que cada centímetro de superficie de una pata, cabeza o entraña desprende más sabor, textura y consistencia que la misma cantidad de carne magra o carne seleccionada para la venta regular.

IMG_1955
Nada me detiene: una vez aprovechada toda la carne, sus texturas y sus sabor, también aprovecho los huesos resultantes que por sus condiciones pueden saborizar un caldo que posteriormente puede aprovecharse para hacer salsas, caldos de cocción o líquidos para saborizar otras preparaciones. En la casquería nada, ABSOLUTAMENTE NADA, se desaprovecha.

Son SABOR puro, concentrado, contenido en piezas pequeñas, en bocados que requieren ser cocinados por mucho tiempo para liberar todo su potencial, que requieren de paciencia y tenacidad, de comprensión y entendimiento, de humildad del cocinero y un conocimiento del fuego que solo los años y la experiencia otorgan. Jamás he de renunciar a la casquería, las vísceras y las partes nobles; jamás he de renunciar a las entrañas, al reto continuo que significan como cocinero y como comensal, a su constante provocación para extraerles lo mejor de si, de su esencia.

La casquería me reta como persona y cocinero; me confronta y me libera. Me hace entenderlo mejor (investigar más) y reconocerme como ignorante de su poder y alcance. Que nunca se acaben…

 

Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.