De vinos y licores 4 dummies VI

Santa Catarina Minas, Oaxaca. Desde hace muchas décadas, los europeos tienen claro el concepto de viajar a un lugar determinado sólo para probar o beber ciertos alimentos o bebidas que son extraordinariamente producidos por un grupo, región o cultura.
El concepto de ruta gastronómica, gastroturismo, o enoturismo para el tema de los vinos es algo cotidiano para muchos países del mundo. En México está en vías de desarrollo, aún muy incipiente pero con condiciones absolutas de crecimiento.
En Oaxaca, desde hace años se lleva cierta ventaja. Los mezcalilleros han hecho de ciertas ciudades auténticos lugares de peregrinaje para reconocer las virtudes de sus bebidas, estilos de producción y tradiciones alrededor de sus mezcales.
Ejemplo total y reconocimiento público para marcas como Oro de Oaxaca o Benevá quienes han hecho un trabajo de difusión del mezcal al interior y exterior del país. Ellos abrieron muchas puertas que hoy pueden ser aprovechadas por etiquetas de productores tradicionales con condiciones gustativas distintas orientadas para un mercado más selecto.
Trabajo que puede ser representado por algunas marcas que también llevan generaciones en el desarrollo de sus etiquetas con apego a tradiciones familiares y locales, y que sin querer –y ahora queriendo- han logrado mantener vivas especies de agaves, estilos de producción y hasta de ingesta.
Un caso paradigmático es el de la casa productora de Real Minero. Una etiqueta que se ha ganado el gusto de los conocedores por sus condiciones organolépticas superiores. Su trabajo con la recuperación de los agaves, conservación de sistemas tradicionales de producción y una fuerte conciencia de las condicionantes culturales de la región lo hacen un caso a seguir, difundir, y a promover entre otros lugares.
Valga el reconocimiento a Graciela Ángeles, una apasionada del mezcal, tercera generación de productores y piedra angular para que esta casa productora se mantenga a flote con visión de largo alcance.
Recomendación del mes
Real Minero Arroqueño. Uno de los tragos más complejos de la marca por ser elaborado con el agave arroqueño –endémico de Oaxaca- que tarda más de 20 años para alcanzar una edad aprovechable para la elaboración de una bebida de calidad. En nariz, notas frutales, ligeramente especiadas, con toques florales en el fondo. En boca, una potencia inigualable que envuelve el bocado con notas cárnicas, terrosas, ligeramente minerales y de retrogusto con alta permanencia.
Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.