Códigos Mezcaleros

El mezcal es amistad. Permite la sociabilización efectiva y hace reconocer o exaltar lo mejor de cualquiera y de todos. Beber mezcal es hacer comunidad, como en los viejos tiempos, como cuando los vasos estaban hechos de jícaras naturales y al compás de los carrizos la amistad fluía en cada sorbo, en cada botella, en cada sol de mañana que alcanzaba a los convidados.

El mezcal sigue siendo así. Lo que provoca es invaluable, permite reconocer en todo y en todos las infinitas posibilidades de una sonrisa, de un gesto amable, de un abrazo que hermana, de una nueva amistad trasatlántica, de una relación que en la bebida se refuerza o se construye.



Y como en todo, el mezcal tiene códigos particulares, lenguajes que sólo los que lo comprenden –a golpe de beber constantemente- comparten y comprenden. Diálogos que en silencio se transforman en sonrisas, en bromas ingenuas y travesuras nocturnas que generan complicidad y nuevos códigos. 

El vaso de veladora –ese innovador y atinado formato para beberlo- en su fondo tiene una cruz. Un símbolo que invita, provoca y seduce. Una manera de entender que en cada sorbo se busca la exaltación del espíritu y no la embriaguez, que busca la perpetuidad universal y no la fatuidad de la inmediatez, que pretende la consagración divina y la superación de la limitación humana. Beber mezcal es buscar verdad. Es entender que en el trago se puede retomar la finalidad humana de trascendencia. Beber mezcal es buscar amistad, encontrarla y mantenerla codificada solo para unos con ánimos siempre de convertirse en más.
Beber mezcal entonces es expandir la realidad, la circunstancia física, las maneras y formas definidas. Es romper fronteras de la consciencia, en silencio, en comunión, en ceremonia de unos cuantos. Casi un culto, tan accesible como el agua, tan secreta como la vida misma.
Beber mezcal es dar gracias. Gracias a quienes compartieron y estuvieron dispuestos. Gracias a la vida que los puso ahí, que les dio conocimiento y oportunidad. Gracias a Carola, María, Javi, Lalo, Pedro, Ari. Gracias a ustedes por estar. Gracias, y como dijera María, para siempre gracias. La vida nos espera, el mezcal también. Pronto, muy pronto nos encontraremos. Salud.
Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.