Investigar es Competir (6/365)

El quehacer diario del investigador genera competencia, sana o insana, pero competencia que permite revisar lo hecho, publicado o dicho con la finalidad de siempre mantenerse en las líneas de lo ético y de lo productivo para el gremio. La competencia podría dividirse como interna y externa de acuerdo a su origen, y como universal de acuerdo a su impacto.
La competencia interna siempre será con uno mismo. Cuando haces un texto sobre una taquería, o haces un post en Facebook sobre la relevancia de un mercado, o entregas tu proyecto de tesis, lo más importante es volver a revisar lo hecho con el afán de encontrar posibles fallas, errores u omisiones que no pasaron advertidos en el proceso previo a su publicación. Entonces, la primer competencia es la revisión de lo sucedido con ojos frescos, encontrando posibles nuevas respuestas. El día que observes tu trabajo como perfecto, ese día estás negándote a crecer como persona y como investigador y comenzarás un camino de mediocridad autocomplaciente.
La competencia externa es con quienes hacen investigación, con quienes la critican e incluso con quienes consumen o utilizan sus productos. Los otros investigadores o personas que están en la misma línea o líneas parecidas y que sus formas pueden ser mejores que las nuestras. Pero esa competencia es sana cuando se convive con respeto, se comparten técnicas y métodos, o secretos que se acumulan con el andar diario. Si bien es cierto que la investigación es una actividad muy personal y a veces solitaria, no hay nada más grato que compartir con los colegas cocineros e investigadores todo aquello que pueda compartirse.
Hay otra forma de entender la competencia: que la investigación gastronómica deja mayores habilidades y aptitudes –conocimiento en general- que se traducen en herramientas concretas al trabajo que se hace cotidianamente. En resumen, investigar genera competencias diversas que hacen crecer primero a la persona y luego a un gremio entero. Solo recuerda que aquellos que no son capaces de competir, entonces no son capaces de reconocer el valor de su trabajo ni el de otros. Competir es necesario.

Si te gustó esta publicación, compártela en tus redes sociales. Cualquier comentario o sugerencia de lo que te gustaría que escribiera comunícate conmigo a nacionalismogastronomico@gmail.com

Lalo Plascencia

Investigador Gastronómico
Centro de Innovación Gastronómica 
Fundador y Director General

+52 1 55 2300 6197 (móvil)
2016 Año de la Innovación y el Conocimiento
Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.