Baja California, de vinos y rutas

Andrea Vázquez Azpíroz

La vitivinicultura de nuestro país encontró su sede en Baja California; tan es así que el 90% de la producción nacional se lleva a cabo en este Estado. Además, los enólogos han sabido aprovechar el clima mediterráneo de la región y los microclimas de diferentes valles para producir vinos de gran calidad.
Aprovechando los recursos naturales y la actividad agrícola, la Secretaría de Turismo de Baja California lanzó la Ruta del Vino, que fue premiada como la Mejor Ruta Turística del País con el Distintivo W. Esta Ruta busca difundir el vino mexicano, integrar la oferta turística, incrementar la derrama económica y fortalecer el placer de la gastronomía y la enología mientras se desarrollan actividades turísticas. El recorrido inicia en el municipio de Tecate, con el Valle de Las Palmas, continúa hacia el Valle de Tijuana y se va al sur, a los Valles de Calafia, Guadalupe y San Antonio de las Minas; el corazón de la Ruta del Vino, que comprende el Valle de Ojos Negros y los Valles de Santo Tomás y San Vicente Ferrer en Ensenada.
Por supuesto, además de vino, la Ruta ofrece al turista la posibilidad de hospedarse en hoteles boutique, conocer la gastronomía de la región, visitar ranchos, balnearios, comunidades indígenas y museos comunitarios.
Después de conocer la existencia de esta ruta y hacer un viaje rápido por los vinos que ofrece, no nos queda más que asumir el compromiso de consumir los vinos de este estado: responsables con el medio ambiente, con los campesinos que trabajan los cultivos, y sobre todo, con la calidad. Es de esta manera como el turismo y la gastronomía, preocupados por la puesta en valor de nuestros productos nacionales, se unen en un esfuerzo común: la difusión de nuestros vinos, que nada piden a los vinos estrella de países de mayor tradición vinícola.
A lo largo del recorrido, el turista puede conocer todo tipo de vinícolas: desde las más artesanales hasta las productoras industrializadas. Algunos de los vinos destacados son los siguientes:
 Del Valle de Guadalupe:
Calixa 2009, Monte Xanic
60% Cabernet Sauvignon, 40% Syrah
Es un vino de tonalidades rojas vivas. En nariz predomina la fruta madura y las especias como el café y el chocolate. En boca es sedoso, agradable, elegante y fácil de beber.
Tinto Mogorcito, Viñas de Garza
50% Cabernet Sauvignon,  50% Merlot
Fermentado de color cereza y borde granate. En nariz se alcanzan a percibir notas tostadas, frutas negras, pimiento morrón y flores. En boca es denso, carnoso, potente y contundente.
Kerubiel 2008, Adobe Guadalupe
44% Syrah, 26% Cinsault, 26% Mourvedre, 3%Garnacha y 1% Viognier
Vino de color cereza y borde granate. En nariz, se perciben las notas minerales que le confiere el suelo salino en donde crece la vid y especias como pimienta blanca y clavo. Predomina el olor a fruta madura. En boca tiene un ataque alto, los taninos se perciben aterciopelados y  maduros y tiene una buena acidez.
Del Valle de Santo Tomás:
Xaloc Reserva 2005, Santo Tomás
100% Tempranillo
Color violeta intenso  y aroma elegante con notas herbales, frutales y de cuero mojado. En boca es especiado, largo, elegante y los taninos se sienten finos.
Único Gran Reserva 2005, Santo Tomás
65% Cabernet Sauvignon, 35% Merlot
Es de tono rojo cereza con ribete violáceo. Su aroma es fino con notas tostadas como café, propias del envejecimiento en barrica. En boca predominan las frutas rojas como la grosella y la trufa, los taninos son maduros. Es de gran cuerpo y persistencia.
 Del Valle de San Antonio de las Minas:
Vultus 2006, Santo Tomás
Syrah, Tempranillo, Cabernet Sauvignon
Tiene una capa media alta; es color rojo potente, con tonalidades vivas. En nariz es complejo; la gama aromática es amplia. Predominan las frutas maduras  y la madera. En boca es carnoso, mineral, salino y largo.
Del Valle de Ojos Negros:
Passión 2007, Bodega San Rafael
60% Cabernet Sauvignon, 20% Cabernet Franc, 17% Merlot y 3% Petit Verdot
Color rojo profundo y brillante. Tiene aromas intensos a cereza, grosella y frambuesa. Es complejo, balanceado y tiene buena acidez.
Anuncios

Published by

laloplascencia

Cocinero mexicano dedicado a la investigación gastronómica. Nombrado por diario Excelsior como "El chef que ha revolucionado la forma de entender la gastronomía mexicana" Fundador de CIGMexico - Lalo Plascencia, nombrado Maestro Cocinero de México, conferencista, masterclass y promotor de #sherryMX Creador del Seminario de Actualización en Cocina Mexicana y Gastroinnova: Seminario de Innovación y Creatividad en Cocina Mexicana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.